El año 2021 fue un año  positivo para el mercado laboral. Los malos datos obtenidos en 2020, como consecuencia de la pandemia, provocaron que la evolución de los principales indicadores de mercado de trabajo registraran, en algunos momentos,  crecimientos históricos.

Los datos publicados de 2022 apuntan a una moderación en las sendas de crecimiento del mercado de trabajo puesto que al realizar la comparativa con 2021 hace pensar que los indicadores no registren cifras tan espectaculares.

Además, en el horizonte más cercano se han abierto incertidumbres  - conflicto en Ucrania, inflación, coste de la energía,  huelga de transporte - que pueden ensombrecer la recuperación del empleo.

Del actual informe, donde se analiza la evolución del mercado de trabajo en 50 titulares con la información coyuntural más relevante, destacamos cinco ideas principales, remitiendo al informe completo para obtener una valoración completa.

La reforma laboral apunta maneras

En enero de 2022 entraba en vigor la nueva reforma laboral con un periodo de adaptación de 3 meses.  Entre las medidas que incluye la reforma laboral, la contratación temporal es una de las más afectadas y esta tendencia ya se puede apreciar desde el inicio del año. Desde que se anunció la nueva reforma laboral, la contratación indefinida y temporal presentan sendas divergentes como se observa en el siguiente gráfico:

Los records del mercado de trabajo en los primeros meses del año 2022

Durante el pasado año 2021,  algunos de los principales indicadores del  mercado laboral experimentaron cifras históricas:

  • La población activa se situó en 23,45 millones, el nivel más alto de los últimos 9 años.
  • Los ocupados superan la barrera de los 20 millones por primera vez en 13 años.
  • La diferencia entre la tasa de empleo entre hombres y mujeres es la menor desde 2015
  • La afiliación en noviembre ha registrado el mejor comportamiento de los últimos veinte años en dicho mes.

En el informe actual resaltamos dos indicadores que muestran una evolución que rompen las tendencias pasadas:

  • El crecimiento del empleo público ha aumentado un 6,8%  consiguiendo cifras récord históricas.

Por primera vez en la historia, la tasa de actividad del grupo entre 25 y 35 años queda por debajo de la de 45 a 55 años.

Face to face de los indicadores: formación vs no formación

Es un hecho que la formación y la educación es uno de los principales elementos que mejora la empleabilidad de las personas y así queda reflejado en la evolución de los ocupados con o sin formación del siguiente gráfico: Los perfiles de empleo más cualificados ganan peso en el conjunto de los ocupados totales y registran tasas de actividad superiores a los perfiles con bajo nivel formativo.

Las tendencias futuras que ya son presentes

 Aunque los porcentajes de ocupados teletrabajando se han moderado a lo largo de 2021, todo parece indicar que esta modalidad de trabajo se mantendrá en torno a un 10-15% de ocupados.

La brecha entre hombre y mujeres

 El pasado año 2021 la brecha en el mercado laboral entre hombres y mujeres se ha reducido como indican algunos de los indicadores reflejados en el informe:

  • La población activa femenina creció un 1,3% en 2021, una tasa que duplicó la de los varones.
  • La tasa de actividad cerró 2021 en un 58,7%, con la menor diferencia entre hombres y mujeres de la serie
  • El aumento anual de empleo, claramente más intenso entre las mujeres (+5,4% vs +3,5%).
  • La tasa de empleo cerró 2021 en un 50,8%, con la menor diferencia entre hombres y mujeres desde 2014.

El descenso interanual del paro EPA, más intenso en el caso de las mujeres.

Completa tus datos para descargar el informe en PDF: